viernes, 9 de noviembre de 2012

Es contraproducente intentar ser tan eficiente

El pasado domingo, 4 de noviembre, el suplemento MERCADOS del diario El Mundo y Emprendedores&Empleo del diario Expansión publicaban el mismo artículo con un título similar aunque con significado totalmente distinto ("ser multitarea te vuelve idiota" y "ser multitarea puede volverte idiota" respectivamente) y que partiendo de un "reciente" estudio de la Universidad de Londres se hacía eco de los problemas que conlleva el vertiginoso mundo en que vivimos.

Efectivamente, estamos creando una sociedad que pretende evolucionar cada vez más y más deprisa, donde la información constituye el centro de nuestras vidas y no nos damos cuenta de que no estamos preparados para tal vértigo. Hemos creído que podríamos asimilar la ingente cantidad de datos a través de la también cada vez mayor cantidad de tecnología que tenemos a nuestra disposición -correo electrónico, redes sociales, móvil, Twitter,  etc.-, así como mantenernos en permanente contacto con los demás a cualquier hora, y que con ello seríamos más productivos. Y la verdad, como indica el artículo, es que no es así. Como dice Javier Mateos (Director General de Think & Go) en el artículo, hay tanta información que se convierte en desinformación, pero el problema es que realmente información stricto sensu (con contenido, eficaz, útil) hay poca, pero se repite y desvirtúa mucho, siendo mejor en ocasiones leer un libro sobre un tema concreto y de un autor fiable que buscar en Internet. A muchos nos pasa que perdemos muchísimo tiempo buscando un dato fiable o que recopilamos tantos documentos para estudiar un tema o realizar una tarea que no llegamos a leerlos ni a saber finalmente que los tenemos en el ordenador.

Por otro lado, realmente nuestro cerebro se ve abrumado por la cantidad de cosas que pretendemos hacer al mismo tiempo. No nos damos cuenta que atender una reunión, o hacer un informe a la vez que miramos nuestro correo o respondemos una llamada nos impide centrarnos en lo realmente importante. Y el problema es que llegamos a ignorar qué es precisamente lo importante.
No sabemos priorizar, y eso es lo que debemos aprender ahora antes que nada, con tanta información como digo, establecer un orden de prelación de las cosas que hemos de hacer.

A mi me ha pasado. Enciendo el ordenador para mirar la prensa, mi correo, boletines oficiales… e intento hacer todo eso casi a la vez, dándome incluso cuenta de lo que intento pero no pudiéndolo remediar. A eso hemos llegado, a no saber ordenar las prioridades, a no distinguir lo urgente de lo importante.

Somos adictos a la multitarea, a querer hacer muchas cosas al mismo tiempo porque pensamos vanamente que lograremos más cosas en el mismo tiempo y así, como indican en el artículo, nos movemos pero no avanzamos. David Allen, experto en productividad personal y creador del método Getting Things Done para la administración del tiempo, lo dice muy claro: “debemos hacer una tarea cada vez”. El profesor Clifford I. Nass indica que “si haces multitarea parece que desarrollas mucho trabajo pero no estás haciendo nada (o casi nada) de él bien”.

Dejando a un lado que el estudio de la Universidad de Londres no es tan reciente sino de 2005, e investigando un poco en sus orígenes, descubro que lo dirigió el Dr. Glenn Wilson a iniciativa de los publicistas que trabajaban en Londres para la compañía Hewlett-Packard. Sobre una muestra de 1.000 personas se les hizo trabajar en situación de tranquilidad y distractora (teléfonos sonando o correos electrónicos llegando) y se descubrió la disminución del cociente intelectual de 143,38 a 132,75 entre la primera situación y lasegunda. En los hombres fue mayor la distracción (de 145,50 a 127) que en mujeres (de 141,25 a 138,50).
Otra curiosidad del estudio, como podemos apreciar, es que lo hombres obtienen un mejor resultado en situaciones de trabajo tranquilo y las mujeres se adaptan mejor al trabajo con distracciones. Parece que el dicho de que los hombres no sabemos hacer dos cosas a la vez va a ser verdad.

Por otro lado se menciona que esa disminución de 10 puntos en el cociente intelectual de media es equivalente a los efectos de una noche sin dormir y que son tres veces mayores que los que produce la marihuana. Sin embargo, el Dr. Wilson deja claro que la legitimidad de esas comparaciones es dudosa porque por una parte él no realizó el estudio sobre el sueño o la droga y por otro lado los efectos de estas situaciones pueden llegar a ser permanente mientras que los de distraerse en el trabajo no.

En cualquier caso, es cierto que resulta imposible pretender concentrarse en varias cosas a la vez. Un ejemplo muy claro lo tenemos cuando conducimos y hablamos por el móvil, en cuyo caso el cerebro trata de focalizar su atención en una de las tareas porque ambas requieren de gran concentración. Podemos ver sencillamente cómo somos capaces de centrarnos más en una o en otra pero no en ambas con la misma intensidad o sin consecuencias.

Así pues, focalicemos nuestras prioridades, planteémonos cada día lo que resulta urgente, importante y no importante, sepamos controlar a los “ladrones del tiempo” y demos a nuestro cerebro un respiro.
¡Suerte con el reto!

También puede leer el artículo “Multitasking, marihuana y gestión”, de Bob Selden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe tu comentario