jueves, 15 de noviembre de 2012

Frases de José Mota aplicadas a la eficiencia y los recursos humanos


    Casi siempre de los refranes, chascarrillos y dichos populares podemos sacar importantes enseñanzas, pues como decía mi abuela: "todos los refranes trabajan".
El humorista José Mota, en su programa "La hora de José", utiliza muchas frases y dichos de nuestra tierra común, la Mancha, que lejos de ser algunas de ellas inventadas para la ocasión, reflejan la idiosincrasia de nuestros mayores y se han utilizado e incluso aún se utilizan hoy en día en nuestros pueblos.

    Aprovechando el éxito de este programa y la cercanía en el espacio del uso de algunas de estas frases he intentado aplicarlas al objeto de mi estudio sobre la administración y la gestión de recursos humanos, liderazgo, motivación, etc. y por qué no, también en nuestra vida privada.

    Desde un punto de vista desenfadado intento aplicar con humor esos dichos y popularizados por Mota a la práctica diaria de nuestras organizaciones. Espero que saquen algo de provecho y se rían un poco.

- "Si de hablar ya hay" o "Vamos, que se nos va el vino en catas".-
 No pierdas el tiempo hablando  y actúa, o menos hablar y más actuar. 
Si bien es necesario crear y planificar proyectos adecuadamente, comunicando, compartiendo ideas, realizando reuniones de equipo, etc. no podemos dedicarnos eternamente a ello. Las reuniones maratonianas, interminables, las que más bien se convierten en ponencias en que uno habla y el resto sólo escucha, no sirven de nada si no se pone en práctica lo aprendido o planeado. Ya vendrá la retroalimentación y la oportunidad de ir mejorando los proyectos, pero hasta que no los pagamos en marcha no conoceremos sus resultados. De hablar, lo justo y necesario.

- "¿Te has dado cuenta tú también, no?".-
    Hay personas que hacen cosas arriesgadas, de espaldas a otros o erróneas sin calcular totalmente las consecuencias, o creyendo que el riesgo merece la pena y que nadie se dará cuenta (compañeros, jefes...). Más tarde o más temprano la verdad sale a la luz por una u otra circunstancia. Las consecuencias de esa decisión pueden traer peores resultados que el beneficio que creen que han reportado. Piense detenidamente en los efectos que las decisiones van a tener, calcule las consecuencias a nivel de beneficios y perjuicios que reportan.
Como dijo un Cardenal español: "cuando quieras que una cosa no se sepa, ni siquiera la pienses".

- "¡Poder de la vara!".-
   No permitamos el trabajo ineficiente ni el mal hecho; reprobemos las malas prácticas y costumbres de nuestros empleados, pero siempre con educación y en privado. Hay gente asentada en la sopa boba o que no tiene intención de esforzarse, expertos en simular ser muy trabajadores que no hacen más que perjudicar a la organización y ser un mal ejemplo. Son los empleados tóxicos.
Estemos atentos para evitar esas conductas; una manzana podrida estropea todo el cesto.

- "Eres un cansino".-
   Cansino, en el buen sentido, como sinónimo de ser constante, persistente en nuestros objetivos. No rendirnos a la primera. Si no conseguimos algo al primer intento, o al segundo, no decaigamos en nuestro ánimo por lograrlo, por conseguir nuestra meta. Somos humanos y tenemos derecho a equivocarnos. Cada error nos enseña una manera más de no hacer las cosas. De los errores se aprende.
   Constancia, inmunes al desaliento; eso diferencia al hombre/mujer de éxito de la persona avejaruco, que va picoteando por aquí y por allá sin centrarse.

   En una ocasión entrevistaban a Thomas Alva Edison y un periodista le dijo que casi fracasa tras sus casi mil intentos fallidos de crear su famosa bombilla, a lo que contestó: "No fracasé, sólo descubrí 999 maneras de cómo no hacer una bombilla."
O como decía el capitán de la nave Enterprise, de Star Trek: "Adelante".

- "Ir pa´na es tontería".-
    Muchas veces nos empeñamos en iniciar un proyecto, del tipo que sea, sin pensar mínimamente en sus posibilidades de éxito. Se nos mete en la cabeza, nos obcecamos con algo, sin mirar previamente que podría resultar imposible o demasiado costoso y sin beneficios si nos fijamos un poco más en detalle. Debemos ser objetivos y calcular previamente con cierta atención la cuestión antes de lanzarnos a lo loco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe tu comentario