martes, 4 de octubre de 2016

A vueltas con el complemento de productividad por poner más multas. El caso del Ayuntamiento de Madrid

    Los agentes de movilidad del Ayuntamiento de Madrid cobrarán, a partir de 2017, un plus económico (léase complemento de desempeño o productividad) a final de año si logran cumplir unos objetivos mensuales, según el acuerdo alcanzado con el Consistorio (UGT, el sindicato mayoritario, se ha opuesto). 
    Según recoge el diario La Razón en su edición del 4 de octubre, los agentes tendrán que poner, cada mes, en total unas 21.000 denuncias que supongan retirada del vehículo, más otras 26.000 por infracciones graves. Además, deben cumplir unos objetivos de vigilancia de zonas de carga y descarga.

    La dirección por objetivos (DPO) es una práctica muy extendida en el mundo empresarial y está tomando mucha fuerza en nuestras Administraciones, pues aquellos resultan muy fácilmente cuantificables a la hora de evaluar el rendimiento del empleado. 
    Hemos de recordar que el EBEP, al regular la evaluación del desempeño, se refiere a ésta en sus dos vertientes posibles: como obtención de resultados, de carácter cuantitativo y por tanto, más objetivables y fácilmente medibles; y como valoración de conductas o de la forma de hacer del empleado público (desempeño stricto sensu) y donde se incluye también la evaluación de competencias, otra modalidad que también se está extendiendo.
    La DPO es muy habitual en la AEAT en materia, por ejemplo, de Inspección, o en la Dirección General de Tráfico, donde también se otorga productividad a la Guardia Civil por denunciar infracciones de tráfico.

   En la Administración, como digo, y al igual que en muchas empresas, es un mecanismo sencillo de "motivar" para ser más productivo y lograr los resultados del Departamento de que se trate. El problema estriba en que, en el caso que nos ocupa, los objetivos se refieren a una materia tan delicada como la potestad sancionadora, que muchas veces se confunde con cierto afán recaudatorio, como denuncian los agentes de movilidad de Madrid.

    Se suele criticar a la evaluación del rendimiento los efectos perversos que tiene cuando se trata de aplicar en las Administraciones para medir este tipo de resultados pues, obviamente, entran en conflicto al menos tres elementos: los derechos de los ciudadanos, la finalidad recaudatoria de la Administración, y la posible necesidad/deseo de ganar más dinero por parte de los empleados públicos, o bien la propia presión del entorno para que logren los objetivos.
   Sin embargo, hay que decir, en defensa de la evaluación, que ésta es una mera  herramienta (que no es poco) que ayuda a medir un desempeño (en su sentido amplio: lo que se hace y/o cómo se hace); es un medio para aplicar unas políticas determinadas, una estrategia superior que se extiende a la gestión del personal para lograr unos objetivos organizacionales. En este caso, el Ayuntamiento de Madrid parece tener la intención de recaudar más dinero o (seamos buenos) concienciar y reducir el problema del tráfico en la capital.

    La cuestión que se plantea a los agentes de movilidad es harto complicada, pues estas situaciones ("multo" más para ganar más, voy a la "caza" del incauto como sea; o soy más empático, tengo más paciencia, hago más labor pedagógica cuando sea necesario y me muestro más "profesional") son recurrentes cuando de afectar a los derechos de los ciudadanos se trata. Bien es cierto que tiene que haber momentos en que la autoridad se ponga seria, pues hay que reconocer que nos hemos acostumbrado a infringir las normas en muchas ocasiones y en multitud de entornos por eso de que "aquí no pasa nada".
Pero también hemos de considerar que lo que resulta sencillo desde el punto de vista de la evaluación (medir el número de multas) se torna complicado en cuanto al verdadero servicio al ciudadano que se está ofreciendo.

    Los agentes de movilidad y todos cuantos tengan que trabajar de modo similar deberán plantearse seriamente sus prioridades, pero si se trata de empleados públicos entra en juego la mencionada profesionalidad e imparcialidad que se les exige, lo que no deja de ser complicado cuando se debe poner en el otro lado de la balanza la retribución.
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe tu comentario